.
.

EL MISTERIO DE LAS ESCULTURAS DE SAN ESTEBAN DE EUSA–Valle de Ezkabarte

- Anterior: La iglesia de San Esteban de Eusa

La iglesia de San Esteban de Eusa no destaca por la calidad ni por la abundancia de su escultura. Tres canecillos sobre la portada principal de su pórtico, un capitel en la portada de acceso y unas pequeñas cabecitas que adornan uno de los capiteles del pórtico son las únicas figuraciones del templo de Eusa. Pero a pesar de esta escasez, San Esteban no deja de ser una iglesia muy especial ya que uno de sus canecillos tiene una de las escenas más interesantes de las que me he encontrado en mis visitas a los templos románicos de Navarra.

San Esteban de Eusa - canecilloEn el canecillo que está sobre la puerta de entrada del pórtico vemos una escena sorprendente. Aparecen dos hombres desnudos. Uno agarra del cuello al otro. El agarrado abre la boca y saca la lengua buscando aire. ¿Una agresión? ¿Un estrangulamiento? Parece que no. Miremos más detenidamente. Ambos personajes tienen la mano derecha sobre su sexo. A la derecha, en un segundo plano, un tercer personaje representado sólo por su cabeza. ¿Cómo interpretarlo? Lo más probable es que el canecillo tenga una clara significación sexual. La escultura con simbología sexual es bastante habitual en el arte románico. Pero aquí podemos ver una crítica específica a una práctica sexual bastante singular. El hecho de que los dos hombres toquen sus sexos puede hacer alusión a la masturbación. Y el que uno ahogue al otro mientras se masturban nos lleva a la siguiente hipótesis: ¿lo que vemos son dos hombres practicando masoquismo? Suena muy fuerte, pero bien es sabido la existencia actual, dentro de las prácticas masoquistas, de la práctica sexual al tiempo que se produce el ahogamiento. En el capitel podríamos ver una crítica a este tipo de prácticas sexuales (homosexualidad y masoquismo). En la Edad Media esto era considerado como una grave desviación pecaminosa.

San Esteban de Eusa - El observadorPero, ¿y la pequeña cabeza que en segundo plano completa el canecillo? Parece que observa desde la distancia. ¿No podría ser que lo interpretado en el capitel fuera un hecho real que sucediera en el pueblo o en el valle y que fue un escándalo, un grave pecado digno de ser recordado? Hagamos una hipótesis bastante atrevida: Dos homosexuales que fueron sorprendidos cuando hacían esta curiosa variante sexual masoquista por este observador  también representado en el canecillo. ¿Cómo acabó la historia? Seguramente Canecillo de San Esteban de Eusabastante mal. Una pista nos la pueden dar los otros dos canecillos que están a derecha e izquierda del canecillo que estamos comentando. Hay un parecido entre las caras de los dos protagonistas del acto sexual y las dos cabezas de los otros dos canecillos. En los canecillos se suelen representar lo pecaminoso, lo aberrante, el mal. Si las dos cabezas representan a los dos personajes pillados en plena “faena” hemos de pensar en una intención edificante y ejemplarizante a la vez. Representar sus cabezas en los canecillos era como exponerlos en el cepo de la plaza. Era someterlos a la vergüenza pública. Y no a una vergüenza pasajera. La perdurabilidad de la piedra eterniza el castigo.  

San Esteban de Eusa - CabezaSan Esteban de Eusa - Cabeza - Valle de Ezkabarte

El sexo como pecado. Esta crítica a la sexualidad es habitual en el mensaje simbólico del románico. Lo que ya no es tan habitual es la representación de prácticas sexuales tan “imaginativas”.

Además, para completar el misterio de las esculturas de la iglesia de Eusa tenemos el contrapunto al polémico canecillo. En el interior del pórtico, en el capitel de la izquierda de la portada de acceso a la iglesia, tenemos otra curiosa representación. Aquí aparece una mujer, vestida con casta y larga falda y a un hombre, desnudo y con unos atributos sexuales bien marcados.

Hobre con gran falo - San Esteban de Eusa - Valle de Ezkabarte Mujer con falda - Iglesia de San Esteban de Eusa

En medio una cara de otro personaje. ¿Qué representa? Puede ser una rústica representación de Adán y Eva. Pero el tercer personaje y el hecho de que la mujer esté vestida puede llevar a otra interpretación. Hombre y mujer están separados por la cabeza que mira hacia el frente, hacia el que observa el capitel. Este capitel podría Cara de posible religioso - San Esteban de Eusaser la otra cara del canecillo del exterior del pórtico. Mientras en el canecillo se criticaba la “mala sexualidad” en el capitel estaríamos viendo la unión hombre-mujer autorizada por la Iglesia. Así, el personaje central representaría a un cura, a un religioso. Lleva un tocado que como tal podría identificarle. El simbolismo del capitel sería el siguiente: La unión de hombre y mujer debe estar supervisada por la iglesia (el sacramento del matrimonio). Esta es la sexualidad correcta y permitida. Aun podemos afinar más. El hecho de que la mujer vaya vestida y el varón desnudo puede hacer referencia a la necesidad de que la mujer llegue virgen al matrimonio, condición que no era tan requerida en el caso de los varones.

El personaje que hemos identificado como religioso mira a todo aquel que entra en la iglesia. Es como si quisiera transmitir este mensaje a todos los feligreses que vinieran al templo. El tamaño de la cabeza es superior al de los otros personajes. Además al estar tallada la cabeza en la esquina también sobresale sobre los otros dos personajes, se adelanta hacia los fieles. Eso crea una sensación de superioridad jerárquica. Nada raro en esta sociedad medieval donde lo religioso impregnaba todas la facetas de la vida. El cura es el pastor cuyos preceptos deben ser seguidos.

Indudablemente la iglesia de San Esteban de Eusa es un templo sumamente interesante al que hay que acercarse desde la perspectiva del tiempo en que se construyó. Es el encanto del arte románico. Un lenguaje en el que las piedras hablan.

- Anterior: Iglesia de San Esteban de Eusa

 

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.