.
.

CASTILLO DE TIEBAS – PALACIO DE TEOBALDO II

Castillo de Tiebas - Vista general 
Localización Castillo de Tiebas - Palacio de Teobaldo II El castillo de Tiebas se encuentra junto al pueblo del mismo nombre, muy cerca de la autovía que comunica Pamplona con Tudela, a 14 kilómetros al sur de la capital. Debido a su valor arqueológico e histórico está declarado Bien de Interés Cultural desde el año 1.949.
Hoy quedan en pie las ruinas de lo que en su día fue un hermoso castillo-palacio medieval. Su origen está en el rey Teobaldo II (1.253-1.270). Tras el fin de las dinastías propias de Navarra con la muerte de Sancho VII el fuerte en 1.234, comenzaron a reinar en Navarra reyes de dinastías francesas. Teobaldo II fue uno de ellos. Estos reyes advenedizos ignoraron los derechos de la nobleza Navarra y los usos y costumbres autóctonas. Se rodearon de nobles franceses a los que dieron los cargos de gobierno y de la corte y los privilegios y prebendas derivados de estos puestos. Ello llevó a la oposición y animadversión de buena parte de la población a la nueva monarquía. No eran muy queridos en su nuevo reino.
Ruinas del castillo de Tiebas En esta animadversión de la población navarra a la nueva dinastía está en buena parte el origen del castillo de Tiebas. Teobaldo II lo construyó como sede real a pocos kilómetros de Pamplona, para estar al tanto de las noticias de la ciudad más importante de su reino. Pero al mismo tiempo construye el castillo-palacio fuera de Pamplona, con lo que evitaba los peligros derivados de vivir en una ciudad donde no era bien visto por muchos de sus vecinos. De esta manera el rey podía estar tranquilo en las ocasiones en las que se dignaba dejar sus dominios franceses y visitaba su nuevo reino.
Tal era la extraña situación entre rey y súbditos, que Teobaldo II se trajo a los artistas y artesanos que trabajaron en el nuevo castillo-palacio desde Francia. Incluso buena parte de los materiales se trajeron desde allí.
Teobaldo II construyó el castillo a modo de los chateaus franceses. Así no añoraba sus queridas posesiones del otro lado de los Pirineos. Era más un palacio que un castillo. Cuando se construyó debió ser el edificio más lujoso de la época en Navarra. Se han encontrado en las excavaciones abundantes baldosas de bella factura traídas desde Francia que son sólo una pequeña muestra del lujo que debió tener la sede real de Tiebas. Además de Teobaldo II aquí residieron Enrique I el Gordo y Carlos II el malo.
El episodio más lamentable de esta situación viciada entre los nuevos reyes y sus súbditos llegó con la Guerra de la Navarrería, en 1.276, ya en el reinado de Juana I. Su tutor, el rey Felipe III de Francia, envió un ejército francés arrasó brutalmente el barrio de la Navarrería, el más antiguo de Pamplona. En esta época también el castillo de Tiebas funcionaba como presidio. Muchos nobles que habían peleado contra la monarquía francesa y bastantes ciudadanos de la Navarrería fueron aquí encerrados. Los muros que ahora quedan en pie fueron testigos entonces de torturas y ejecuciones. El poeta Anelier, testigo de los hechos, describe que muchos rebeldes fueron ahorcados y empalados y que otros fueron traídos al castillo de Tiebas y sometidos a tortura por el gobernador francés Beaumarchais.
 
Recreación el castillo palacio de Tiebas Hoy podemos visitar las ruinas del castillo de Tiebas. No queda nada de la riqueza que debió tener, pero sus paredes nos permiten imaginar perfectamente la distribución del palacio. Cerca del monumento hay un panel informativo donde podemos contemplar una recreación de cómo debió ser este castillo-palacio cuando se edificó.
Hacia el este tenemos el vano donde estaba la puerta de entrada al palacio de Tiebas. De aquí pasamos a lo que era el patio alrededor del cual se distribuían las estancias.
  
Patio del Palacio de Tiebas

Bodega del castillo de Tiebas Desde el patio podemos bajar a lo que fue la bodega del palacio. Es la parte del castillo de Tiebas mejor conservada al haber permanecido bajo tierra. Los reyes franceses eran grandes aficionados al buen vino. Incluso introdujeron una nuevo tipo de cepa en la zona.

Escaleras de subida a la planta noble del palacio de Tiebas Se aprecian también las escaleras que llevaban a los aposentos reales, que se encontraban en el piso superior, hoy desaparecido. Podemos ver en los muros los agujeros donde se encastraban las vigas de madera que sujetaban este segundo nivel.
Podemos apreciar las marcas de cantero en bastantes sillares. Eran la manera en que los grupos de canteros acreditaban el trabajo realizado para después cobrarlo.
Las vistas desde el castillo – palacio de Tiebas son otro de los atractivos de la visita. Hacia el norte se domina Pamplona y buena parte de la Cuenca.
   
Vistas de Pamplona desde el castillo de Tiebas
La destrucción del castillo tiene mucho que ver con su posición estratégica como puerta de entrada a la Cuenca de Pamplona. Está justo en el paso formado entre la sierra de Alaitz y la Sierra del Perdón. En 1.378 sufrió el asedio y fue incendiado por tropas castellanas. En las cercanías de las ruinas, donde se encontraba la desaparecida ermita del castillo, se encontró el enterramiento de un defensor del castillo que había muerto víctima de la saeta de un ballestero castellano. La saeta el entró por el cuello y le llegó al cerebro.
Posteriormente, tropas agramontesas en 1.494 volvieron a destruir el castillo, cuando la fortaleza pertenecía a la facción de los beaumonteses en el contexto de la Guerra de Navarra, guerra civil entre estas dos facciones nobiliarias que acabó con la conquista de Navarra y su incorporación a la Corona de Castilla.
Restos del castillo de Tiebas La destrucción definitiva del Castillo de Tiebas vino con la Guerra de la Independencia, a principios del siglo XIX. Esta zona era lugar crucial de operaciones del guerrillero navarro Espoz y Mina. La guerrilla navarra interceptaba aquí los suministros y los correos de los invasores franceses. Ante estos ataques, los napoleónicos habilitaron el castillo de Tiebas como cuartel para controlar el estratégico paso. Espoz y Mina expulsó a los franceses de esta posición. Tras tomar el castillo, y para evitar que los franceses volvieran a hacerse fuertes en el castillo lo dinamitó.
Hoy miles de coches pasan diariamente a pocos metros del castillo de Tiebas sin reparar que esas ruinas guardan recuerdo de muchos episodios de la Historia de Navarra. El castillo de Tiebas fue palacio de reyes extraños a la tierra, prisión testigo de ejecuciones y torturas, fortaleza sometida a asedios y destrucciones a lo largo de los siglos, lugar de confrontación de los patriotas navarros contra las tropas de Napoleón… Con razón dicen que las piedras hablan.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.