.
.

VALLE DE UNCITI - Navarra

Artáiz - Panorámica general - Valle de Unciti
Localización Valle de Unciti

El valle de Unciti toma el nombre del río que transcurre entre Monreal y el valle de Izagaondoa. En este pasillo entre montes formado por el río se extienden los caseríos. El ayuntamiento lo forman siete pueblos o concejos: Alzórriz, Artáiz, Cemboráin, Najurieta, Unciti, Zabalceta y Zoriquiáin. Está habitado por algo más de dos centenares de vecinos que se dedican al campo, principalmente al cereal, aunque también se mantienen algunos rebaños de ovejas.
La primera mención histórica del valle es un documento del obispo de Pamplona Pedro de Roda que data del siglo XI, si bien el castro de Iruaga, situado en lo alto de La Peña de Najurieta, retrotrae la ocupación del valle al menos al primer milenio antes de Cristo.
Este valle agrario, que toma el color cambiante de los campos de trigo según transcurren las estaciones, reserva para el visitante gratas sorpresas. A tan solo una veintena de kilómetros de Pamplona guarda rincones e historias que merece la pena disfrutar.
 
Fuente románica de Artáiz - Valle de Unciti Artáiz es la puerta de entrada al Valle de Unciti. Es el pueblo más monumental del valle, con su Iglesia románica de San Martín, su fuente románica y la torre señorial de la plaza (ver: IGLESIA ROMÁNICA DE SAN MARTÍN DE ARTÁIZ).

Tras visitar Artáiz nos adentramos en el valle por la NA- 234. Podemos empezar nuestro recorrido acercándonos a Unciti, la capital del valle. Poco antes de entrar en el pueblo, a la derecha de la carretera, están los restos de la antigua parroquia de San Pedro, del siglo XVI. Tienen estas antiguas piedras el encanto romántico que siempre poseen las ruinas. Quedan en pie los muros del presbiterio y la portada de la iglesia. Hoy es el cementerio de la localidad. En su interior podemos ver una pequeña colección de estelas antiguas.
 
Unciti- antigua iglesia -Valle de Unciti

Siguiendo con ruinas que evocan tiempos antiguos, desde el pueblo podemos acercarnos a los restos de la torre de Errondo, Rondo, Raondo o Errondoa, ya que de varias maneras se conoce el lugar. Un grueso muro de dos metros de grosor y más de diez metros de alto de lo que fue torre defensiva medieval recuerda al poblado que existió aquí hasta su abandono en el siglo XV. Este lugar inspiró a Arturo Campión en su relato “El último tamborilero de Erraondo”, cuyo protagonista era de aquí.
En Unciti estaba la desaparecida iglesia de Santa María. Hoy tendríamos que ir al Metropolitan Museum de Nueva York para ver el precioso tímpano románico que la adornaba ya que fue vendido en aquellos tiempos, hoy afortunadamente tan lejanos, en que no se valoraba debidamente el arte ni se creía en su conservación.
 
Iglesia románica de Najurieta - Valle de Unciti Seguimos el recorrido por el valle para recalar en Najurieta. Aquí encontramos la iglesia de Santo Tomás. Si San Martín de Artáiz destacaba por su exterior esculpido, Santo Tomás de Najurieta lo hace por su interior plenamente románico. La iglesia guarda dos joyas: la pila bautismal románica del siglo XII, probablemente la más importante de las que se conservan en Navarra, y la Virgen de Basaba, que toma su nombre de la desaparecida ermita del mismo nombre. La Virgen de Basaba tiene fama de milagrera, especialmente en la curación de enfermedades de la piel. Para ver la iglesia hay que pedir las llaves en el pueblo en una casa que hay junto a la plaza.
 
Interior de la iglesia románica de Najurieta - Valle de Unciti Pila bautismal de Najurieta - Valle de Unciti

Desde Najurieta nos dirigimos a Alzórriz. Lo primero que debemos hacer es echar un trago de la fuente de los tres caños. Pero cuidado: las madres del pueblo desde antiguo aleccionan a sus hijos a beber solo de los dos primeros caños. El caño de la izquierda dicen que es el caño de la Virgen, el del centro el de Dios… y el de la derecha del diablo. Seguro que Miguel Indurain bebió de los caños santos. Su madre es de Alzórriz y en el pueblo residen algunos familiares del ciclista. Todavía el ganador de cinco Tours se deja caer de vez en cuando por aquí.
 
Alzorriz- Fuente de los tre caños - Valle de Unciti
Alzorriz- Vista exterior de la iglesia - Valle de Unciti
En el pueblo encontramos la iglesia de Nuestra Señora de la Candela, gótica, del siglo XIV. En el exterior llama la atención su torre-campanario y su curiosa portada. Sobre la fábrica gótica de la entrada se conserva el tímpano adornado con crismón que pertenecía a la anterior iglesia románica. En su interior destaca la balaustrada de madera que descansa en canes decorados, la bella reja del presbiterio, la pila bautismal y la imagen románica de Nuestra Señora de Alzórriz.
Quizás lo más curioso de esta iglesia es una reliquia que hay quien dice es uno de los clavos de Cristo. Se encuentra en el muro, junto a un crucificado del siglo XVI.
 
Alzorriz- Reliquia clavo sagrado - Valle de Unciti Alzórriz - Crismón - Valle de Unciti

En Zabalceta está la Iglesia de San Lorenzo, en un extremo del caserío. Conserva elementos medievales en la torre y la puerta de entrada al templo. Hace años fueron robados aquí un cáliz y una imagen de la Virgen con el Niño del siglo XIII.
La iglesia de San Andrés de Zorroquiáin es también de origen medieval, pero como la de Zabalceta está bastante reformada.
 
Iglesia de Cemborain - Valle de Unciti Para acabar la visita al valle nos dirigimos a Cemboráin. En la parte alta del pueblo está la iglesia de la Visitación, originariamente medieval pero con importantes reformas del siglo XVI. Destacan sus cubiertas de bóvedas estrelladas y su portada renacentista adornada con cabezas de querubines. Pero lo mejor de Cemboráin es que ofrece las mejores vistas sobre el valle y las montañas que lo rodean. La peña de Izaga y la Higa de Monreal cierran el horizonte por el este y el sur. Parecen guardar todos estos lugares, pueblos y gentes que el visitante curioso no puede dejar de conocer.


Si te gusta el senderismo, el arte o la arqueología, prueba a visitar mis otros blogs:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.