.
.

EL TRASLADO DEL CUERPO DE SANTA FELICIA A LABIANO


En Labiano, pequeño pueblo de la Cuenca de Pamplona en el Valle de Aranguren, hay un sitio muy especial. En el barrio de Villavacoiz, a 150 metros de la iglesia parroquial encontramos un pequeño remanso de paz donde la leyenda y la espiritualidad están muy presentes. Es la Basílica de San Pablo y Santa Felicia. El nombre puede resultar engañoso. Cuando hablamos de una basílica pensamos en un templo de grandes proporciones. En este caso nada más lejos de la realidad. La Basílica de San Pablo y Santa Felicia esta más cerca de las dimensiones de una ermita que de un gran templo.
Curiosamente es Santa Felicia quien le quita protagonismo en este lugar a San Pablo, el gran apóstol. Y eso se debe a que lo que hace especial a este santuario es que aquí se encuentra el cuerpo de la santa mártir que fue asesinada por su propio hermano.

Reliquia del cadáver de Santa Felicia
Santa Felicia fue asesinada por su hermano Guillermo en Amocáin, donde era sirvienta de los señores del lugar. Para conocer como llegó a este triste fin Felicia puedes consultar este enlace.
En Amocáin, donde ya empezaba a tener fama de santa, Felicia fue enterrada en la iglesia. Un día la señora de Amocían, al ir a rezar vio que de la tumba de la que fue su criada salía un clavel sumamente hermoso. Ante tan extraño suceso se hizo abrir la tumba y la sorpresa y la admiración fue mayúscula cuando vieron que el clavel nacía de la misma herida que el cuchillo de Guillermo había abierto en el cuerpo de la joven y que había acabado con su vida. Ante semejante suceso, pensando que sólo podía ser un milagro, colocaron el cadáver de Felicia en un arca de piedra, para mayor lustre de la que ya tomaban por santa. Desde entonces el nuevo sepulcro de Felicia no dejó de atraer a fieles que venían a mostrar su veneración.
Pero un día el arca de piedra desapareció de la iglesia y fue encontrado en medio del campo. A pesar de los esfuerzos de varios mozos por devolver el arca a la iglesia, el sepulcro había adquirido de manera sobrenatural un peso extraordinario, con lo que no pudieron moverlo. Ante este hecho milagroso fueron a pedir consejo al cura del lugar. El cura dijo que una revelación divina le había indicado que el ataúd había que colocarlo sobre una mula y que el cuerpo de la santa debía reposar allá donde parara.
Así se hizo. El ataúd con el cuerpo de la santa se pudo subir sin problemas a los lomos de una mula, habiéndose vuelto de repente ligero. La expectación de los vecinos del valle era máxima. Seguían a la mula que había empezado un tranquilo caminar sin necesidad de ser guíada. Todos esperaban que parara en su pueblo, para así tener a la santa-martir cerca. La mula finalmente paró y cayó en el suelo tranquilamente al lado de la ermita de San Pablo en Labiano. Hoy en el lugar se levanta un pequeño refugio o conjuradero. Un azulejo recuerda el suceso: "Aquí cayó al mula",


El lugar donde cayó la mula con el cadáver de Santa Felicia
Por eso el cadáver de la santa reposa en esa pequeña ermita que recibe el nombre de Basílica de San Pablo y de la reina Santa Felicia. Tal es la devoción que convocaba el santuario que el Papa León XIII en 1899 dio el rango de basílica al pequeño templo.

Curiosamente no es el único caso en que una mula marca el lugar de enterramiento de un santo en Navarra. También es el caso de San Gregorio Ostiense. Pero esa es otra historia.

Para conocer más sobre el santuario aquí tienes un enlace que seguro que te será muy útil si decides visitarlo:

- Santuario de San Pablo y Santa Felicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.