.
.

CASTILLO DE PENELLA - Cocentaina

El Castillo de Penella se encuentra muy cerca de la localidad de Benilloba, aunque pertenece al municipio de Cocentaina. Es uno de los castillos más hermosos de la montaña alicantina. El castillo se alza en la pedanía de Penella, unas cuantas casas de campo que se distribuyen en la ladera de la sierra de la Serreta. 





La fortaleza presenta una imagen imponente sobre un peñón calizo que hace su acceso inexpugnable por el norte. El tono anaranjado de sus muros parece una continuación natural de la fuerte roca. Apuntando al cielo, destaca la gran y esbelta torre principal del castillo que como un leal guardián parece vigilar está bonita zona del Comtat.
El castillo fue construido en la segunda mitad del siglo XIII con permiso de Jaime I el Conquistador. Lo levantó Guillem Ponç de Villafranca para el control de estas tierras y en un momento en que la frontera con los musulmanes no quedaba lejana. Así, esta fortaleza forma parte de la línea defensiva que Jaime el Conquistador creaba para asegurar la tierra ganada a los moros y al mismo tiempo que también protegía el territorio de las apetencias del vecino reino de Castilla. 
Para visitar el castillo hay que solicitar la llave en el Ayuntamiento de Cocentaina, ya que está vallado, si bien se aprecia en el vallado lugares por donde se han colado visitantes menos prudentes y con menos paciencia como para ir al ayuntamiento a pedir la llave.
Entre los años 2003 y 2006 se procedió a la adecuación del castillo para la visita. Creo que fue muy buena la idea la escalera instalada para visitar cómodamente el castillo. Por una parte, no afecta a las estructuras medievales. Y por otra el entramado de pasarelas y escaleras nos permite subir hasta lo más alto de la gran torre de 15 metros de altura, donde disfrutaremos de una estupenda panorámica  de la montaña alicantina. Desde allí arriba podremos sentirnos como aquellos soldados y caballeros cristianos del siglo XIII que desde la altura oteaban valles y montañas como precaución ante la posible aparición de enemigos.

Cocentaina desde el castillo de Penella
El castillo de Penella está declarado Bien de Interés Cultural desde el año 1996. Hoy se encuentra en un paraje tranquilo rodeado de campos de almendros y otros cultivos además de casas de campo, pero desde sus altos muros de su torre parece querer recordarnos aquellos tiempos de conflicto, heroísmo y valor, donde un fuerte torreón podía ser la diferencia entre la vida y la muerte.

© Julio Asunción

EL NINFEO DE LA CATEDRAL DE PAMPLONA

La catedral de Pamplona es el centro principal de la religiosidad de la capital de Navarra. Preside el templo la Santa María la Real. Delante de esta imagen juraban el trono los antiguos reyes de Navarra. Pero habremos de remontarnos todavía varios siglos atrás desde la Edad Media para comprender la importancia del lugar que ocupa la catedral dentro de la espiritualidad de los primeros pamploneses. Y es que muy poca gente sabe que en la nave central de la catedral los arqueólogos sacaron a la luz en las excavaciones de los años 1991-1992, los restos de un ninfeo romano

Muestra de las monedas encontradas en el ninfeo
Un ninfeo es un santuario decicado a a las ninfas, y suele siempre está relacionado con fuentes, rios, lagos o cuevas con agua. Por extensión, también llamamos ninfeo a las fuentes sagradas de época romana. Y es esta segunda acepción, la que tenemos que tomar en cuenta, pues no sabemos si aquí se rindió culto a las ninfas o a otros dioses. Quizás sería mejor llamar al ninfeo de la catedral del Pamplona fuente sagrada o santuario acuático. En todo caso es un santuario donde el agua tenía gran importancia. En las excavaciones aparecieron junto al lugar que hoy ocupa el sepulcro del rey Carlos III el noble y su esposa Leonor dos estanques en cuyo interior se localizaron más de 2.000 monedas de época romana, concretamente de los siglos IV y V y que han valido lógicamente para datar los tiempos en que este santuario fue utilizado por las gentes que habitaron la antigua ciudad romana de Pompelo.

El agua, fuente de vida, no podía dejar de ser relacionada con los dioses por las gentes de la antigüedad. Es frecuente la existencia de santuarios relacionados con ríos, fuentes y arroyos incluso con anterioridad a los tiempos de Roma. Los habitantes de Pompelo, la antigua Pamplona, arrojando sus monedas a modo de ofrenda al agua se ponían de alguna manera en comunicación con los dioses a través de la dádiva. Las monedas al sumergirse en los estanques del santuario acuático, pasaban del mundo real a un mundo distinto simbolizado en esos estanques sagrados que eran propiedad de los dioses. De estos tiempos de ofrendas antiguas en las fuentes sagradas viene esa costumbre, que todos hemos realizado alguna vez de echar monedas a fuentes y estanques. Nos desprendemos de algo con un simbolismo valioso, el dinero, representado por la moneda, y se lo entregamos como regalo a los dioses para promover que su voluntad nos sea favorable. De hecho, hoy cuando echamos una moneda o una fuente es costumbre pedir un deseo. Es la traslación moderna de esas ofrendas a antiguos dioses paganos.

El ninfeo o santuario acuático de la catedral de Pamplona es un ejemplo más de lugares de culto pagano que posteriormente han sido cristianizados. De hecho determinados lugares que desde antiguo se han considerado ligados con la divinidad, han permanecido siendo lugares sagrados a lo largo del tiempo. Es como si algo, una extraña percepción, quizás individual pero que luego se traslada a la comunidad, hiciera saber a los hombres que en un lugar determinado hay una puerta que nos lleva al más allá, al dominio de los dioses. Esa puerta que comunica con lo divino, sigue abierta en Pamplona, en su catedral, desde antiguo. Sobre el ninfeo romano los arqueólogos encontraron un  edículo cuadrangular (loca sacra) de culto cristiano. Después sobre este primitivo templo se construyó un templo paleocristiano, luego uno prerrománico, después uno románico hasta llegar a la iglesia gótica actual que ha llegado hasta nuestros días y que hoy es el templo cristiano principal de Navarra.

No sabemos si en el mismo lugar donde hoy está el ninfeo romano también hubo algún tipo de santuario de la ciudad vascona de Iruña que ocupó este mismo solar. Pero lo cierto, que al menos, desde tiempos romanos, este lugar fue sagrado.

Tras leer esto, no sé lo que piensas tú amigo lector. Pero he de decirte que si visitas la catedral de Pamplona y paseas junto al espléndido sepulcro de Carlos III el Noble y su mujer Leonor, lugar donde además están enterrados otros reyes de Navarra, quizás sientas esa comunicación con lo divino al encontrarte en un lugar que ha sido sagrado durante al menos los últimos 1700 años,

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

VILLENA Recorrido monumental

Villena es una localidad de visita más que recomendable debido a su importancia patrimonial. A un imponente castillo que domina la población se une una iglesia gótico-renacentista de las más importantes de la Comunidad Valenciana. Pero además, Además Villena debe ser lugar de visita imprescindible para aquellos que visiten la provincia de Alicante y amen la Historia, debido a que su museo arqueológico guarda uno de los tesoros de la antigüedad más importantes de Europa: el Tesoro de Villena. 


Villena se encuentra a tan solo media hora de Alicante y junto a la autovía que comunica Madrid con la ciudad de levantina. Tiene parada de AVE, lo que facilita una escapada desde Madrid.
La visita de Villena puede empezar por su castillo, conocido como castillo de Villena o castillo de la Atalaya. El Castillo tiene origen musulmán, ya que fue construido en el siglo XII. De hecho, la parte inferior de la gran torre que domina el castillo es de esa primera época almohade. Posteriormente el castillo fue objeto de varias modificaciones entre los siglos XIII y XVI que le han dado el aspecto actual. El Castillo tiene un horario de apertura y de visitas guiadas puede consultarse en la Oficina de Turismo de Villena (Tlfno: 966 15 02 36  email: villena@touristinfo.net).

Tras visitar el castillo de Villena podemos darnos una vuelta por el barrio del Rabal, dónde se encuentra la iglesia de Santa María, construida en el siglo XVI. El barrio de Rabal destaca por el tipismo de sus calles y es recomendable su visita en las Fiestas del Medievo que se celebran todos los años en marzo. En estas fiestas podemos trasladarnos siglos atrás hasta la Edad Media, con representaciones de teatro, combate de caballeros, música medieval, etcétera. 
Desde el barrio del Rabal nos dirigiremos hacia la plaza se Santiago. Ahí están dos de los objetivos principales de cualquier visita a Villena. Uno es la iglesia de Santiago, una de las mejores muestras de arquitectura gótico-renacentista de la Comunidad Valenciana. En su interior destacan las columnas helicoidales que recuerdan a las de la famosa Lonja de Valencia. 

En la plaza de Santiago también se encuentra el Ayuntamiento. En su interior está el Museo Arqueológico José María Soler, cuyo nombre está dedicado al más insigne investigador estudioso y arqueólogo villenense, que no sólo puso en valor la prehistoria de Villena, sino que fue el descubridor en el año 1963 del Tesoro de Villena.
El Tesoro de Vilena es un conjunto espectacular de piezas de oro y plata. Es el tesoro más importante de la prehistoria de la Península Ibérica y uno de los más importantes de Europa. Con 3000 años de antigüedad estimada, es un conjunto de cuencos, jarros, torques y pulseras que suman más de nueve kilos de peso. Teniendo en cuenta que el hallazgo en un yacimiento arqueológico de un simple anillo de oro ya es algo excepcional podemos imaginarnos la importancia excepcional que tiene el Tesoro de Villena. Más información sobre el Tesoro de Villena y las circunstancias y lugar de aparición en este enlace
.

El Tesoro de Villena se encuentra dentro de una vitrina acorazada para asegurar su protección. En la misma vitrina se encuentra expuesto el Tesorillo del Cabezo redondo, mal llamado tesorillo ya que este nombre en diminutivo le viene de la comparación con el tesoro de Villena. En realidad el tesorillo de Villena es también un tesoro de importancia única por los objetos de que se compone y el volumen de oro que acumula, que, aunque es bastante inferior al del Tesoro de Villena, no deja de ser superior al del resto de hallazgo de la cultura del Argar,, Parece que el Tesorillo del Cabezo Redondo perteneció a un orfebre por un pequeño lingote que integra el conjunto. El Museo Arqueológico de Villena tiene otras joyas que no nos podemos perder y que puedes consultar más extensamente en este enlace. 

También podemos visitar en Villena el teatro Ruperto Chapí, que lleva por nombre el del conocido compositor de zarzuelas que nació en Villena. En la plaza a la que se abre la fachada del teatro podremos ver un monumento dedicado a Chapí obra del escultor, también villenense, Navarro Santafé. Este escultor es el mismo que realizó la famosa escultura del oso y el madroño de la Puerta del Sol de Madrid, uno de los símbolos principales de la capital de España. En Villena también hay un museo dedicado a este escultor.
Por último podemos consultar en la Oficina de Turismo el calendario de visitas al Cabezo Redondo, que está a las afueras de Villena. Es uno de los yacimientos arqueológicos principales de la provincia de Alicante, y uno de los poblados de la Edad del Bronce más importantes dentro de la arqueología española. Allí apareció el tesorillo del Cabezo Redondo y también es probable que se confeccionará el Tesoro de Villena.  
Antes he mencionado las Fiestas del Medievo de Villena. Tampoco podemos perdernos las Fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en verano. Toda Villena luce espléndida con muchos villenenses vistiendo lujosos y elaborados trajes medievales y donde la música inunda la ciudad en un programa repleto de actos. En este vídeo puedes ver una muestra:



 Dejamos Villena tras acumular momentos y experiencias. ¿Qué mejor que un último vistazo a esta ciudad del Valle del Vinalopó? Para ello nada mejor que acercarse al mirador de las Cruces, desde donde tendremos una buena panorámica de Villena.


En este enlace tienes una lista de reproducción de Youtube donde podrás ver varios vídeos que realicé en mi visita a Villena y donde podrás conocer un poco mejor esta bonita e interesante localidad alicantina: 
- Vídeos sobre Villena

Y no dudéis en comentarme lo que os parece este artículo, sobre todo los villenenses que motivos tienen para estar orgullosos de su pueblo.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

FIESTAS DEL MEDIEVO DE VILLENA

Las Fiestas del Medievo de Villena son una excelente oportunidad para acercarse a esta hermosa localidad de la provincia de Alicante. Ya de por sí Villena tiene atractivos más que suficientes para visitarla en cualquier momento año. Pero además Villena, con su imponente castillo medieval y su pintoresco barrio de El Rabal, es un escenario ideal para la celebración de las Fiestas del Medievo, El barrio de El Rabal y buena parte de la ciudad de Villena se convierten en una población medieval durante un fin de semana de marzo. 

Aparte de la decoración de las calles y del mercado medieval dónde podemos adquirir productos típicos y artesanos, un amplio programa repleto de actividades va a hacer que nos falte tiempo para disfrutar de todas y cada una de las propuestas que nos ofrece la ciudad de Villena durante sus Fiestas del Medievo.
Podremos asistir a torneos medievales, con exhibiciones de la modalidad depotiva del combate medieval donde, ataviados como auténticos caballeros del medievo, se enfrentan parejas o grupos de luchadores al modo en que se hacía en la Edad Media


También tendremos representaciones teatrales, donde se recordarán historias y leyendas de la Edad Media. No es difícil encontrarnos con el Cid Campeador o con los Reyes Católicos junto a las torres del castillo.

Muy vistosas también son las bodas medievales que se celebran durante los días en que duran las fiestas del medievo. En ellas contraen matrimonio civil varias parejas en un entorno donde tanto los cónyuges como el oficiante y muchos de los asistentes e invitados visten a la manera que se estilaba en el Medievo.

Danzas, gigantes y cabezudos, procesión de antorchas, cuentacuentos, tiro con arco, música medieval y muchas otras actividades convertirán nuestra visita a Villena en un fin de semana para recordar.
En definitiva, las fiestas del medievo de Villena son una excelente ocasión para una escapada de la que seguro os quedará un gran recuerdo tal como me pasó a mí cuando disfruté de la edición de 2016.
En los vídeos que acompañan a este articulo tenéis un pequeño aperitivo de lo que Villena os ofrece en sus Fiestas del Medievo que con total merecimiento están declaradas Fiestas de Interés Turístico. 
Y no te olvides de visitar los numerosos atractivos de Villena, de los que puedes ver un ejemplo en este vídeo:




© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

CASTILLO DE VILLENA

El castillo de Villena, también conocido como castillo de la Atalaya,  es junto con el Tesoro de Villena el monumento más importante de esta localidad alicantina. Cualquiera que pasa junto a Villena por la autovía que une Madrid y Alicante no puede dejar de admirar la airosa e imponente construcción de la fortaleza villenense.



El origen del castillo está en tiempo de los almohades, en el siglo XII. El castillo de Villena se construyó por los musulmanes para proteger la zona de frontera en que se había convertido esta región con el avance de la Reconquista. Con anterioridad ya existía un anterior castillo en lo alto de la sierra de la Villa, el castillo de Salvatierra, que siguió en uso junto con el nuevo castillo para mejor defensa de la zona, hasta que fue abandonado en el siglo XIV. 
Dos castillos que dan fe de la importancia estratégica de este corredor histórico que es el Valle del Vinalopó, Valle que domina desde la altura el que fue llamado castillo de la Atalaya, que es el otro nombre con el que se conoce al castillo de Villena de hecho, 
El castillo de Villena fue defendido por los moros con uñas y dientes. Las tropas de Jaime I el Conquistador fueron rechazadas tres veces antes de que pudieran tomar la fortaleza a los sarracenos. Era en el año 1240, cuando todavía sonaban los ecos de la gran victoria cristiana de las Navas de Tolosa, victoria que permitió el avance de los cristianos hacia el sur de la Península Ibérica desde sus posiciones en Toledo. 
Poco después de la conquista del castillo de Villena en 1244, la fortaleza pasa a la Corona de Castilla tras la firma del tratado de Almizra. Alfonso X el Sabio creó el Señorío de Villena y cedió el castillo de Villena a su hermano Don Manuel qué tras su muerte dejó la posesión de un extenso territorio dominado por el Castillo de la Atalaya a su hijo don Juan Manuel. Era el año 1283. Con posterioridad el marquesado de Villena pasó a manos de otros nobles. Todos ellos pusieron su granito de arena en la actual imagen del castillo, haciendo reformas que mejoraban su habitabilidad y su defensa. 
Desde 1480 el castillo se incorpora a la Corona y pasa a formar parte de las posesiones de los Reyes Católicos.
Otro episodio donde el castillo tuvo que hacer valer sus imponentes defensas fue la Guerra de Sucesión. El castillo de Villena estaba defendido por 150 soldados franceses y algunos españoles ya que Villena se encontraba en el bando de los Borbones. Las tropas austracistas asediaron la fortaleza duramente entre el 17 y el 24 de abril de 1707. El Castillo fue cañoneado día y noche. Muchos impactos de artillería pueden apreciarse en la gran torre del homenaje que corona el castillo.

El momento más crítico para la conservación del Castillo de Villena fue la Guerra de la Independencia. Los franceses volaron buena parte de la torre del homenaje en abril de 1813 cuando se retiraban hacia Francia al tener ya perdida la guerra contra los españoles.

Hoy el castillo luce imponente sobre la ciudad de Villena. Es su monumento emblematico estando incluso representado en su escudo. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional y también está declarado Bien de Interés Cultural. El interior del castillo de Villena puede visitarse. Hay visitas guiadas donde nos enseñaran el interior del castillo y de las que podemos obtener información en la Oficina de Turismo de Villena.

El castillo se encuentra a 550 metros de altura y controlaba el Valle del Vinalopó, el paso desde la costa hacia las tierras castellanas y murcianas. Aunque el periodo de construcción del castillo y sus diferentes reformas es muy amplio, todavía conserva en los dos cuerpos inferiores de la torre del homenaje la obra de los musulmanes en el siglo XII. El interior de la torre todavía conserva dos espléndidas bóvedas almohades de arcos entrecruzados,  dos joyas de la arquitectura andalusí. Hoy la mayor parte de lo que podemos ver se construyó en las reformas de los siglos XIV y XV
Una curiosidad son los graffitis que se conservan en el interior de la torre del homenaje. Durante las guerras de sucesión y de independencia el castillo también fue usado como prisión. Los graffitis son grabados realizados por los presos que penaron en estas dependencias. Destaca entre ellos un símbolo islámico: la mano de Fátima, que muy probablemente es de tiempos anteriores, cuando el castillo estaba ocupado por los musulmanes.

El castillo parece recobrar la vida de antaño durante las fiestas de Villena, donde es escenario, por ejemplo, de combates de caballeros durante las Fiestas del Medievo. En este enlace tienes más información de estas fiestas.



Otro de los atractivos que ofrece al visitante el castillo de Villena son las extensas panorámicas que se disfrutan desde el mismo y que abarcan decenas de kilómetros. En este vídeo tienes una muestra de los amplios horizontes que domina la fortaleza:




El castillo de Villena además de ser un gran monumento está en el centro de la historia de Villena y también en el corazón de los villenenses. No cabe duda que la fortaleza de Villena merece una parada en esta localidad la cual además guarda otros atractivos turísticos de gran valor, entre ellos el impresionante Tesoro de Villena o la iglesia gótico-renacentista de Santiago. En este enlace tienes más información  de estos y otros monumentos.
- VILLENA  Recorido monumental

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.