.
.

OLIVERA GROSSA Árbol monumental

Cerca de Villajoyosa, a las afueras del casco urbano, crece desde hace siglos la Olivera Grossa. Es una joya natural que merece la admiración de cualquier persona amante de la naturaleza y el respeto de todos. La Olivera Grossa es un olivo al que se le ha estimado una antigüedad de 1400 años. Cuando la semilla de este anciano árbol prendió en la tierra, en la Península Ibérica reinaban todavía los visigodos. 


La Olivera Grossa es uno de los Árboles Monumentales y Singulares de la Comunidad Valenciana, declarado así por la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

La Olivera grossa se encuentra a 500 metros de la pedanía de la Ermita de Sant Antoni y a algo más de 2 kilómetro del casco urbano de Villajoyosa. Se puede llegar a gran olivo dejando el coche en la Ermita de Sant Antoni y dando un pequeño paseo a pie desde allí, o también podemos acercarnos con el coche hasta la misma Olivera grossa. ya que está junto a una pista rural asfaltada.

El gran olivo se encuentra en la linde de una finca particular. Lo primero que nos llama la atención del anciano árbol es su atormentado tronco. Esculpido por los siglos, parece reflejar en su tortuosidad los muchos avatares históricos y meteorológicos que han sucedido durante su vida.

La Olivera Grossa tiene un perímetro basal de 9,35 metros, un diámetro de 3 metros y 7 metros de altura.
Desgraciadamente, este ser vivo, que es el ser vivo más anciano de la provincia de Alicante y ,junto al olivo de Segorbe, el árbol de más antigüedad de la Comunidad Valenciana, no está suficientemente valorado. No se puede rodear el olivo al estar parte de él dentro una finca privada. Por otra parte no hay indicación que ayude a llegar hasta el olivo para contemplar este fenómeno de la naturaleza. Estaría bien que se habilitará alrededor del olivo un pequeño espacio para la visita, con un aparcadero y con panel explicativo que resalte la importancia de la Olivera Grossa. En este mapa puedes ver la ubicación exacta de la Olivera Grossa si te animas a visitarla.



Desde la Olivera Grossa se puede ver el Puig Campana, la montaña más emblemática de la provincia Alicante. Contemplar de un vistazo la Olivera Grossa, el árbol más anciano entre los árboles alicantinos, y la gran montaña del Puig Campana que reina entre los montes alicantinos convierten a este lugar apartado y desconocido por la mayoría de los visitantes de la provincia Alicante, en un lugar especial, uno de esos lugares que nos conectan con lo más grandioso de la naturaleza.

Dejamos a la Olivera Grossa en su soledad de siglos. Quizás sintamos a nuestra espalda la mirada del gran árbol.
¿La mirada? Si observamos el enrevesado tronco, podremos ver con un poco de imaginación los ojos de la Olivera Grossa. ojos que han visto pasar los siglos en la tranquilidad de estos campos alicantinos donde todavía llega la brisa del mar Mediterráneo.


© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

MUSEO PALEONTOLÓGICO DE ELCHE - MUPE


En el Museo Paleontológico de Elche, también conocido como MUPE, podemos ver la mejor y más completa colección de fósiles de la provincia de Alicante.
El museo se encuentra frente a la iglesia de San Juan, en el barrio del Raval en la parte sur del casco viejo de Elche. El aspecto bastante modesto del museo hacia la calle contrasta con el interesante viaje por la historia de la vida en la Tierra que nos ofrece en su interior.



La visita empieza con un audiovisual qué recuerda la formación de la Tierra y el comienzo de la vida en este pequeño planeta de la Vía Láctea. Antes de entrar en el audiovisual, a la derecha nos sorprende una de las piezas más impactantes de la exposición del museo, la reproducción de la mandíbula de un gran tiburón prehistórico que llegaba a triplicar en tamaño al tiburón blanco, el escualo más grande que a día de hoy existe y que ha protagonizado varias películas sobradamente conocidas.
Tras ver el audiovisual empezamos el recorrido por las salas. Los fósiles nos van a llevar por la evolución de la vida en la Tierra. Así los más antiguos tienen 600 millones de años momento en que se considera que aparecieron los primeros seres pluricelulares.
Veremos también trilobites y otros fósiles de animales que vivieron hace cientos de millones de años. Teniendo en cuenta que el ser humano lleva según los últimos estudios unos siete millones de años sobre la tierra podremos comprender que el hombre es un recién llegado al planeta si lo comparamos con los pequeños animales representados en esta sala, hoy desaparecidos.
En las siguientes salas nos trasladaremos al tiempo en que los dinosaurios dominaban la Tierra. Allí podemos ver reproducciones de varios dinosaurios, como la cabeza del depredador por excelencia de esa época el Tiranosaurio. 
El fósil que más me llamó la atención y el más grande de los expuestos es el de un Mosasaurio, un reptil marino de varios metros de longitud que vivió hace más de 65 millones de años. Tras el fósil un didáctico y artístico gran mural reproduce a este animal cuándo depredaba los mares prehistóricos.
Y por fin llegamos al hombre. Está representado por reproducciones de varios de los homínidos que precedieron a nuestra especie. Así, veremos al Australopithecus, al hombre de Neandertal, al Homo habilis y también al Homo sapiens. 
En la siguiente sala veremos la reproducción del proceso de excavación de los fósiles, y desde aquía subir al piso superior. Allí están expuestos fósiles encontrados en la provincia de Alicante, donde destacan la colección del yacimiento paleontologico de Crevillente. El fósil más valioso son la mandíbula y las defensas del mastodonte de Crevillente, fósil del que se resaltó su importancia cuando fue encontrado en diferentes medios de comunicación.
Por último el museo expone también una colección de minerales y otra colección malacológica en la que se expone una buena selección de ejemplares de caracolas y conchas de moluscos.

En este enlace puedes consultar los horarios y tarifas para visitar el MUPE.

© Julio Asunción

SAX - Recorrido monumental


Lo primero que llama la atención cuando nos acercamos a Sax es su impresionante castillo. Es el símbolo de la población. La fortaleza, desde la lejanía, ya avisa de que Sax es una población que bien merece una visita.


Sax se encuentra junto a la autovía que une Madrid con Alicante, la A-31. Está a 44 kilómetros de la capital de la provincia, Alicante. La localidad tiene 9696 habitantes (2015) y se encuentra en la comarca del Alto Vinalopó.
En este enlace tienes el mapa de la ruta y también el track que puedes seguir en tu gps o smartphone.

Para empezar la visita, el recorrido turístico por Sax que recomiendo, podemos dejar el coche en la explanada que se utiliza como aparcamiento gratuito que se encuentra junto al río Vinalopó, junto a la calle Lavadero. en la parte baja de la población. Desde aquí, subiremos hasta la calle Mayor, donde se encuentra el escudo de la Inquisición, una curiosidad que recuerda a Josef Torreblanca, nacido en Sax y que perteneció al Santo Oficio. 
Desde la casa donde se encuentra el escudo de la Inquisición continuaremos ascendiendo por estrechas calles que recuerdan el antiguo pasado musulmán de la villa.
Llegaremos hasta la ermita de San Blas. Era la antigua parroquia de la localidad. Su origen está en el siglo XIII, aunque ha sido muy reformada en siglos posteriores. Está construida sobre lo que fue mezquita de Sax cuando la ciudad estaba dominada por los musulmanes. La plaza que hay frente a la ermita es lugar donde se celebran varios actos durante las fiestas de Moros y Cristianos de la localidad. 
Desde la ermita de San Blas tomamos una escalera que asciende hacia el castillo. Esta escalera es en sí misma un atractivo turístico ya que trepa de manera muy aérea por la inexpugnable ladera sur de la peña donde se levanta el castillo ofreciendo al mismo tiempo unas inmejorables panorámicas sobre el pueblo.

La escalera alcanza la parte alta de la peña del castillo a la altura de la cueva del buey, un abrigo rocoso que se abre entre la roca. Desde aquí pasamos a la otra vertiente de la peña y enseguida llegamos al castillo de Sax. Más información sobre el castillo de Sax en este enlace. 
Desde el castillo bajamos por la ladera norte recorriendo el antiguo acceso al castillo. Esta es una zona natural con área recreativa, una pinada y también un pozo de nieve. 
Pero antes de dirigirnos al pozo de nieve nos acercaremos a la cruz y al vértice geodésico que coronan la parte más oriental de la peña del castillo. Desde aquí disfrutaremos de una excelente panorámica del castillo, del pueblo y del territorio que dominaba la fortaleza, el valle del Vinalopó. 


Tras disfrutar de estas extensas panorámicas, volveremos a internarnos en la pinada de Sax, para acercarnos al pozo de nieve, construcción destinada a conservar la nieve que posteriormente se usaba para conservación de alimentos principalmente. 
Tras visitar el pozo de nieve volvemos al pueblo por la aérea escalera que nos va a situar de nuevo en la plaza de la ermita de San Blas. Desde aquí bajaremos por otra de las calles del barrio antiguo pasando por la casa de la "carica". Es una de las casas más antiguas de Sax. Parece que se usaba como depósito de grano en la antigüedad. Se llama casa de la "carica" por una extraña cara que tiene grabada en una de sus esquinas. Esta cara tiene una difícil interpretación. Realmente nadie sabe su significado ni su función. Es uno de los misterios de Sax. 

Llegamos a la plaza del Ayuntamiento, presidida por el edificio del gobierno municipal. Frente al ayuntamiento está la iglesia de la Asunción, otro de los monumentos principales de Sax. Fue construida en los siglos XVI-XVII . Dentro está la patrona de la villa, la Virgen de la Asunción. 

Por último, podemos alargar un poco la visita recorriendo la calle principal hasta la plaza Cervantes que es el centro neurálgico de la zona más moderna de Sax. Desde aquí nos podremos dirigir al aparcamiento y pasear un poco por la zona verde que rodea el Vinalopó disfrutando de las últimas vistas del castillo de Sax, que imponente sobre su pedestal rocoso parece invitarnos a volver.

Castillo de Sax 


© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com


CASTILLO DE SAX

La población de Sax se siente orgullosa de su castillo. No es para menos. El Castillo de Sax es una imponente fortaleza que se alza sobre una gran peña que domina todo el valle del Vinalopó, provincia de Alicante. Parece como si las piedras que forman el castillo desafiaran la ley de la gravedad. Y es que los fuertes muros se agarran en difícil equilibrio sobre las inclinadas laderas.



El castillo de Sax es un castillo con la épica de esos monumentos que nos trasladan a lass historias legendarias de la Edad Media. La peña sobre la que se levanta el castillo nos puede hacer imaginar el lomo de un gran dragón que hubiera quedado convertido en piedra por el hechizo de un poderoso mago. 
Desde luego el Castillo de Sax no pasa desapercibido para los conductores que cada día pasan por la autovía cercana que une Alicante con Madrid. Carretera moderna, que atraviesa el valle del Vinalopó que era vía de comunicación histórica y prehistórica que comunicaba el mar con la meseta castellana. Este corredor de comunicación era controlado perfectamente desde el castillo de Sax, que ejercía un control visual y territorial sobre lo que también fue una zona de frontera. Frontera primero contra los musulmanes durante la Reconquista y frontera más tarde entre los reinos de Castilla y Aragón en la Edad Media.

El castillo fue construido por los musulmanes en el siglo X, si bien en las laderas de la peña se han encontrado restos romanos e íberos lo que hace pensar en una ocupación anterior. 
Todavía de la primitiva construcción musulmana del siglo X quedan algunos muros del castillo como el que se puede ver a la izquierda del la puerta principal de entrada.
En 1239 caballeros de la Orden de Calatrava al servicio del rey Jaime I el Conquistador desalojaron del casi inexpugnable castillo a los musulmanes. La mayor parte de lo que hoy vemos del castillo de Sax son reformas posteriores a la toma del mismo por las tropas cristianas.
Para visitar el castillo, el ayuntamiento de Sax ha habilitado una escalera que desde la ermita de San Blas nos permite ascender desde el pueblo a la fortaleza. La escalera también es un atractivo turística, ya que trepa por la ladera de forma muy aérea al tiempo que disfrutamos de unas excelentes panorámicas del pueblo.

Para visitar el interior del castillo de Sax lo mejor es ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Sax que hace visitas guiadas determinados días de la semana.
La ladera norte del castillo es una zona natural, una pinada, donde encontraremos también otro de los monumentos del pueblo: un pozo de nieve, construcción habilitada para preservar el hielo para su posterior uso. Es muy recomendable acceder desde esta ladera norte al vértice geodésico y a la cruz que corona la parte más oriental de la peña dónde está el castillo. Este es uno de los lugares desde donde se tienen las mejores vistas tanto del pueblo como de su castillo.

El Castillo de Sax lleva a nuestra imaginación a esos tiempos medievales de luchas continuas y de vida de frontera. Si tenemos la suerte de visitar Sax durante sus fiestas de Moros y Cristianos el viaje al tiempo del medievo será completo. En la fiestas el pueblo se vuelca y cientos de vecinos visten al modo medieval y se lucen en coloridos desfiles como el que puedes ver en este vídeo.



© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

AYUNTAMIENTO DE ALICANTE

El Ayuntamiento de Alicante es el edificio civil de más importancia de la capital levantina. No sólo por su valor institucional, ya que es la sede del gobierno de la ciudad. También por su valor artístico



El edificio del Ayuntamiento de Alicante fue construido en el siglo XVIII. Destacan las dos torres que se levantan sobre la fachada y las columnas salomónicas que flanquean la puerta principal de entrada. Estas columnas son lo más barroco del edificio, ya que por otra parte no hay una exageración en la decoración y hay un equilibrio en los componentes arquitectónicos de la fachada que recuedan al neoclasicismo. De hecho, el edificio se construyó entre 1701 y 1780, es decir, se empezó en tiempos plenamente barrocos y se acabó cuando ya había emergido con fuerza, desde mediados del siglo XVIII, el estilo neoclásico.
El edificio preside la plaza del ayuntamiento, plaza porticada que mejora la visualización del edificio y realza el valor artístico e institucional de la Casa Consistorial. Dos arcos atraviesan el edificio municipal y llevan a una coqueta plaza que da a la parte trasera del ayuntamiento. Esta fachada trasera es totalmente secundaria en relación con la principal. El ayuntamiento está "volcado" a la plaza principal.
El interior del Ayuntamiento de Alicante puede visitarse de lunes a viernes de 10 a 14 horas. La visita merece la pena.
Nada más entrar en el zaguán llama la atención la estatua de San Juan Bautista del gran artista surrealista Salvador Dalí. Más información sobre la escultura de Dalí en este enlace.
Junto a la escultura de Dalí esta el hito más curioso del Ayuntamiento. En el primer escalón de la escalera que sube a las salas nobles se encuentra el punto de referencia desde el cual se calculan las alturas de España. Más información sobre el punto NP-1 en el este enlace.
Subiendo la escalera nos encontramos con una reproducción de la Dama de Elche y con un gran cuadro, a modo de tríptico. En la pintura central se representa la construcción del ayuntamiento. Allí vemos a un cantero esculpiendo una de las hermosas columnas salomónicas de la entrada. En las pinturas laterales podemos ver las dos almas de la tierra alicantina: el mar y la montaña.

Ya en la planta noble podemos visitar varias estancias. La primera es la Galería de Retratos de los Alcaldes, llamada así porque en las paredes están representados los que han sido alcaldes de la ciudad. 


En esta misma sala, en una vitrina podemos ver una placa romana que se encontró en el barrio de Benalúa y donde se nombra a Lucentum, el antiguo nombre romano de la ciudad.
De aquí pasamos al Salón Azul, llamado así por el tono predominante de la decoración. A este salón se abre una pequeña capilla que todavía conserva unos bonitos azulejos antiguos. En el Salón Azul se celebran muchas bodas civiles de Alicante. Sin duda un escenario de cuento muy adecuado para momentos tan imortantes.


Desde el Salón Azul tenemos acceso al Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde se han decidido y deciden los asuntos importantes de la ciudad por los ediles y alcaldes o alcaldesas.

Por último, volviendo a la plaza, podemos acceder a los restos arqueológicos que se han hallado en los bajos del edificio. Además de su interés histórico son muestra de la preocupación de una ciudad por conservar los restos de su pasado. Veremos restos de la muralla de la ciudad y de varias dependencias que llevan desde la Edad Media hasta la Edad Moderna


Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.