.
.

SEPULCRO DE CARLOS III EL NOBLE Y LEONOR DE TRASTÁMARA

Sepulcro de Carlos III el noble y Leonor de Trastámara - Catedral de Pamplona
Sepulcro de Carlos III el Noble - Localización

Carlos III el Noble fue uno de los reyes más importantes de Navarra. La mayoría de los reyes de dinastías francesas que reinaron en Navarra tras la muerte de Sancho VII el Fuerte se preocuparon más por sus feudos franceses que por el reino navarro. Por el contrario, Carlos III el Noble (1361-1425, rey de Navarra desde 1387) puso a Navarra por delante, y orientó su reinado a pacificar el reino pirenaico y darle prosperidad. En vez de encenagarse con agrias e ineficaces disputas dinásticas para llegar al trono de Francia, tal como hizo su padre Carlos II el Malo, Carlos III cambió su política exterior radicalmente. Muy bien se le pudo llamar Carlos III el Pacificador, ya que orientó su política a llevarse bien con sus vecinos. Para ello uso la diplomacia y los matrimonios de sus hijos y de él mismo para mantener buenas relaciones con los que habían sido sus enemigos: Castilla y Aragón. De hecho, su mujer fue Leonor de Trastámara, castellana. Esta es la reina que le acompaña en su sepulcro. Su inteligencia y sentido práctico dieron a Navarra 38 años de paz, lo que duró su reinado. Además también pacificó, mediante el Privilegio de la Unión (1423) a los vecinos de Pamplona que, divididos en tres burgos, se llevaban a matar. Por último, los amantes del arte le debemos la construcción de dos de los principales monumentos de Pamplona, la Catedral y el Castillo de Olite, que fue su palacio favorito y donde murió con 64 años de edad. También le debemos la ejecución de su sepulcro, una maravilla de la estatuaria funeraria a la altura de las mejores de Europa.

El sepulcro de Carlos III el Noble quizás debería llamarse el sepulcro de Carlos III el Noble y la reina Leonor, más que nada para no ningunear de manera un tanto machista a la reina. El sepulcro de Carlos III el Noble y Leonor es una joya del gótico. Es la mejor obra de estatuaria gótica de Navarra. Su autor fue Jehan Lome de Tournay, un belga que se trajo el rey Carlos III a Navarra junto con otros artistas de su taller que también colaboraron es esta obra de arte. El sepulcro fue realizado en vida del rey, entre 1413 y 1419.
        

Sepulcro de Carlos III - Catedral - Pamplona

Las imágenes de los reyes son de alabastro. La blancura del alabastro contrasta acertadamente con los adornos en bronce. Conserva todavía policromía original. El trabajo es finísimo en todos los aspectos. Un ejemplo: los ostentosos doseletes de encima de las cabezas de los reyes. Son una magnífica filigrana.
     
Detalle de las filigranas góticas de los doseles de la tumba de Carlos III el Noble

Y qué decir de las estatuas de los reyes. Su realismo es sorprendente. Son dos retratos de los monarcas. Por un lado Carlos III el Noble, con esa nariz un tanto pronunciada y ese curioso peinado que asoma debajo de la corona. El detalle es asombroso. Por ejemplo podemos fijarnos en las venas que surcan el dorso de las manos del rey.
Leonor está más idealizada. Como el rey, junta las manos en una plegaria perpetua ante el altar de la catedral de Pamplona.
      
Leonor de Trastámara - Sepulcro de Carlos III el Noble - Catedral de Pamplona

A los pies de los reyes se representan animales simbólicos. Con el rey Carlos III el Noble un león. Simboliza el valor, la fortaleza, el poder. ¿O quizás podría ser ese león que Carlos III el Noble tuvo en su zoológico privado del castillo de Olite?.
      
Sepulcro de Carlos III el Noble - Detalle de los animales simbólicos

A los pies de Leonor dos perros jugueteando con un hueso. En algún lado he leído que los perros representan a Castilla y Aragón que están “royendo” a Navarra. Nada más lejos de la realidad. Primero: La reina es Leonor de Castilla, por lo que no procedería en su sepulcro una crítica a su lugar de origen. Segundo: La política de Carlos III se orientó hacia la alianza con Castilla. Tercero: Este tipo de representaciones de perros en tumbas es habitual y simboliza la fidelidad. En este caso la fidelidad de Leonor hacia Carlos.
Esta joya del gótico se completa con las estatuas de 28 plorantes que se distribuyen al pie del sepulcro. Son monjes, obispos y cardenales que rezan por los difuntos. Algunos se han identificado. Uno de ellos es el confesor de la reina. Merece la pena fijarse detenidamente en las expresiones tan variadas de este conjunto de estatuas que forman el cortejo fúnebre de los reyes.
      
Sepulcro de Carlos III el Noble - Plorantes

Un detalle curioso. En los doseles góticos que hay sobre las cabezas están escritos los epitafios de los reyes. En ambos se llama al rey Carlos IV (Carlos IIII) en vez de Carlos III. La explicación está en el mismo epitafio, ya que Carlos III se intitula sucesor de Carlomagno y de San Luis rey de Francia. El considerar a Carlomagno como Carlos I de Navarra es lo que hace que Carlos III se numere como el cuarto Carlos.

Carlos III el Noble fue un gran rey para Navarra. Aunque nació a orillas del Sena, en Mantes la Jolie, Francia, se hizo querer en Navarra y en Pamplona. Prueba de ello es la estatua que hace unos años se levantó en la plaza del Castillo, centro neurálgico de la ciudad. Allí le veremos de pie con el Privilegio de la Unión en la mano. Le reconoceremos fácilmente. El artista de la escultura moderna copió los rasgos de Carlos de su realista retrato del sepulcro de la catedral.

Lástima que a este rey pre-renacentista, amante de la paz y de las artes, no le siguieran la estela sus sucesores. Tras su muerte, la guerra civil entre facciones nobiliarias se adueño de Navarra. Un periodo turbulento que acabó con la conquista del reino por Castilla en 1512. Pero esa es otra historia…
     

© Julio Asunción

julioasuncion@hotmail.com

TORRE DE REIXES - El Campello

Torre de Reixes

La Torre de Reixes es una torre defensiva que se encuentra junto al mar en el municipio del Campello. La torre está a 120 metros de altura sobre el nivel del mar. Es una atalaya que ofrece unas impresionantes panorámicas del tramo de la Costa Blanca que va desde Sierra Helada y Benidorm hasta el Cabo de las Huertas.

 

La ascensión más interesante a la Torre de Reixes es desde la playa que se encuentra bajo la torre. A esta playa se accede por una pista asfaltada que sale de la carretera nacional 332 que une Alicante con Benidorm. El desvío se encuentra poco después de atravesar el túnel que está entre Covetá Fumá y Pueblo Acantilado. Desde la playa tardaremos una media hora en llegar a la torre.

En este mapa de Google puedes ver la localización exacta:

 

La torre la vemos desde la playa. Es fácil dar con los caminos que suben por la ladera de la loma hasta la torre. El camino es bastante empinado pero desde el principio disfrutaremos de extensas panorámicas.

La Torre de Reixes desde la playa

La Torre de Reixes es un buen ejemplo de las torres de vigilancia que fueron construidas en el siglo XVI como defensa ante las incursiones de los piratas berberiscos. En la provincia de Alicante se conservan veinte de estas torres.

Los piratas berberiscos eran piratas musulmanes  que desde el Norte de África atacaban no sólo a los barcos cristianos, sino que también hacían incursiones sobre poblaciones de la costa mediterránea. La costa alicantina fue uno de sus objetivos. Estas incursiones no sólo buscaban el robo y el saqueo. También buscaban apresar esclavos para ser vendidos en el Norte de África y en los mercados de Oriente. Una vida de penalidades y vejaciones les esperaba. Cientos de miles de personas entre el siglo XVI y XIX pasaron por este durísimo trance.

Torre de Reixes - Campello La Torre de Reixes, también denominada Torre de Aguas, fue una las torres que avisaban de las llegada de los piratas berberiscos para que los habitantes de las poblaciones costeras se prepararan para la defensa o se pudieran poner a salvo.

La Torre de Reixes está declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Tiene 10 metros de altura y 8 metros de diámetro.

La torres de vigilancia estuvieron en uso hasta la primera mitad del siglo XIX, momento en que se pudo acabar definitivamente con los piratas berberiscos.

Torre de Reixes - Torre de AguasLa torre ya no avista el peligro de los barcos piratas acercándose a la costa para realizar sus correrías. Seguro que desde esta torre más de un aviso de alarma salvo a hombres y mujeres de estas tierras de ser muertos o apresa dos. Ahora la Torre de Reixes es un mirador excepcional de la costa. Pero sus piedras aun guardan la historia de tiempos más peligrosos.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.