.
.

SEPULCRO DE SANCHO III EL MAYOR – Oña (Burgos)

Panteón real del Monasterio de San Salvado de Oña - Burgos

Localización Monasterio de Oña - Burgos En Oña, Burgos, a bastantes kilómetros de la cuna de su reino, descansan los restos de uno de los más grandes reyes de Navarra: Sancho III el Mayor. Sancho III el Mayor y Sancho VII el Fuerte son los reyes más importantes de Navarra. Transcendieron fronteras como ningún otro rey navarro lo hizo. Sancho VII lo hizo simbólicamente con su gran victoria en Las Navas de Tolosa. Sancho III el Mayor (990/992 – 1.035) lo hizo literalmente. Llevó las fronteras del reino de Navarra (en su tiempo se llamaba reino de Pamplona) a su máxima extensión histórica. Manejando de manera maestra la diplomacia y los enlaces matrimoniales llegó a extender su poder en Castilla, Aragón, Sobrarbe y Ribagorza además de en Navarra. Se ganó el respeto de todos los nobles, condes y reyes de la época, de tal manera que se le llegó a denominar Rex Ibericus.

Hoy sus restos reposan en el monasterio de San Salvador de Oña, uno de los monumentos principales de la provincia de Burgos. Junto a él está su mujer Munia (también conocida como Muniadona o Mayor) y otros condes y reyes castellanos. Su sepulcro es uno de los ocho del panteón real. Fueron realizados a finales del siglo XV. Son un hermoso trabajo en madera de nogal realizados Sepulcro de Sancho III el Mayor - Oñapor el abad del monasterio de Oña, Fray Juan Manso. Una curiosidad: en el sepulcro hay un error historiográfico. En el frontal pone: “Aquí yace el rey Don Sancho Abarca”. El conocido como Sancho Abarca fue Sancho Garcés II, rey de Pamplona que reinó entre 970 y 994 y que era el abuelo de Sancho III el Mayor. Le perdonaremos el error al Abad Juan Manso. Se ve que aunque era un virtuoso de la madera no era su fuerte la Historia de Navarra.

Como telón de fondo de los sepulcros vemos escenas de la Pasión de y de la Resurrección de Cristo pintadas sobre tela en estilo flamenco. El uso de la sarga como soporte es de gran rareza, ya que el soporte utilizado habitualmente era la tabla para la pintura de esta época.

Sin duda uno de los atractivos principales del Monasterio de San Salvador de Oña es el panteón real. Y me atrevería a decir que es visita obligada para cualquier navarro es acercarse a Burgos a ver la última morada del rey Sancho III el Mayor. Su reinado fue el cénit del poder del reino de Navarra. Con Sancho el Mayor, Navarra se postulaba como el motor de la Reconquista. No pudo ser. Pero la sangre del rey Sancho regó las de las dinastías de Castilla y Aragón a través de su descendencia. Lástima que sus hijos se mataran entre ellos. Fernando primer rey de Castilla, acabará con García, sucesor del rey Sancho, en la batalla de Atapuerca, pero esa es otra historia…

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

LAS CADENAS DE NAVARRA EN OÑA - ¿Primera representación de las cadenas?

Escudo con las cadenas de Navarra - Oña En otros artículos de este blog (ver abajo) ya he tratado el tema del origen de las cadenas del escudo de Navarra y sus primeras menciones en los textos históricos. La incorporación de las cadenas en el escudo de Navarra está documentada ya en tiempos de Carlos III el Noble y del príncipe Carlos de Viana (siglo XV).

En Oña (Burgos) está el monasterio de San Salvador, que en el año 2.011 cumplió los 1.000 años de antigüedad. El monasterio fue uno de los más importantes del reino de Castilla. En el monasterio de Oña está enterrado uno de los reyes más grandes de Navarra: Sancho III el Mayor.

Localización Monasterio de Oña - BurgosSe entra al monasterio por una puerta adornada por una galería con reyes y condes de Castilla. Estas estatuas no estaban aquí originalmente. Eran las cubiertas de los antiguos sepulcros del primer panteón real. Los reyes estuvieron enterrados en una capilla, hoy desaparecida, cercana a la entrada de la iglesia. A esta capilla fueron trasladados de un primer enterramiento. A finales del siglo XV se produjo el segundo traslado de los restos al actual panteón, cerca del altar de la iglesia.

Galeria de condes y reyes del Monasterio de San Salvador de Oña

En ese momento, a finales del el siglo XV, las antiguas esculturas sepulcrales del primer panteón se trasladaron a la galería de la entrada. Es decir, estas esculturas son, al menos del siglo XV. Las esculturas, que como hemos dicho fueron trasladadas en el siglo XV a su actual ubicación desde el antiguo panteón real,  seguramente eran más antiguas, pues la capilla del antiguo panteón fue construida por Sancho IV de Castilla, llamado Sancho “el Bravo”, que reinó entre 1284 y 1295. Como estas esculturas fueron trasladadas desde el antiguo panteón pueden ser de esa época. De hecho, su estilo, un tanto rudo, no parecen estatuas del siglo XV. Del siglo XV ya encontramos en Castilla obras funerarias de gran finura y calidad como el Doncel de Sigüenza o el sepulcro de Don Rodrigo Campuzano o en Navarra la tumba de Carlos III el noble de la catedral de Pamplona. Por otra parte, en el monasterio de Santa María de Huerta, en Soria, está el sepulcro del arzobispo Jiménez de Rada, uno de los protagonistas de la batalla de Las Navas de Tolosa. Este sepulcro es del siglo XIII y su técnica y aspecto recuerda a las esculturas de la galería de Oña.

Estatua de Sancho el Mayor - Oña Entre los reyes representados en la galería de la entrada del monasterio de San Salvador está Sancho el Mayor que murió en el año 1.035. En la escultura sepulcral vemos a Sancho pensativo, con una mano mesándose las barbas y la otra apoyada en la espada. Pero lo que más me llamó la atención fue el escudo que está a sus pies. En el escudo se representan Castilla, Aragón y también Navarra, algunos de los territorios en que Sancho reinó. Pero lo más interesante para lo que nos ocupa es lo siguiente: la perfecta representación de las cadenas, claramente distinguibles como tales. Esto es otra prueba concluyente de la existencia de las cadenas en el escudo de Navarra al menos desde el siglo XV, en contraposición a la peregrina teoría de que las cadenas de Navarra son una imposición de Castilla tras la conquista de Navarra. Es probable que escudos de las esculturas funerarias fueran añadidos a las esculturas funerarias en el momento del traslado, es decir, en el siglo XV, cuando se hizo la galería de la entrada al monasterio. Pero si los escudos son parte de la escultura yacente original y fuera cierto que las esculturas son de tiempos de Sancho IV el Bravo (finales del siglo XIII) significaría que estaríamos ante la representación más antigua de las cadenas del escudo de Navarra y que las cadenas se incorporaron al escudo sólo unas décadas después de la batalla de Las Navas de Tolosa. Sería conveniente datar sin ningún género de dudas estas esculturas y estos escudos, ya que de ser cierta esta hipótesis estaríamos ante una de las esculturas más importantes en la Historia de Navarra.

En resumen: la galería de entrada del monasterio de Oña se hizo en el siglo XV con esculturas que, por su aspecto, podrían ser del siglo XIII. Entre las esculturas está la de Sancho el Mayor con un escudo donde se representan las cadenas de Navarra. Los escudos pudieron ser añadidos en el siglo XV (aun así sería esta una de las representaciones más antiguas de las cadenas en el escudo), pero si los escudos son, como las esculturas, del siglo XIII, estaríamos ante la representación más antigua de las cadenas en el escudo de Navarra.

Escudo con las cadenas de Navarra  - Oña

Hipótesis sugerente pero que no deja de ser una hipótesis, por lo que  cualquier aportación o comentario al respecto será, como siempre, muy agradecida.
Personalmente me inclino a pensar que sobre las estatuas antiguas se añadieron en el siglo XV los escudos, cuando se hizo la galería de reyes y condes. Pero ante la duda ahí dejo los datos.

Sancho III el Mayor no conoció el escudo de Navarra, ya que no existía el escudo en el siglo XI. Pero todavía desde su representación funeraria del monasterio de San Salvador de Oña  parece querer  iluminarnos sobre la historia de los símbolos del gran reino de Navarra.

- Las cadenas de Navarra: Un trofeo medieval.
- Las cadenas de Navarra: El escudo de Navarra.
- Las cadenas de Navarra: ¿dónde están?

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

Localización del Monasterio de San Salvador de Oña - Burgos

- Ir a: Las cadenas de Navarra en Oña

 
Ver MONASTERIO DE SAN SALVADOR DE OÑA en un mapa más grande

- Las cadenas de Navarra en Oña

IGLESIA DE LA VIRGEN DEL PUERTO – Santoña (Cantabria)

Iglesia de la Virgen del Puerto - Santoña 
Localización Iglesia de la Virgen del Puerto -Santoña La iglesia de Santa María del Puerto es el monumento más importante de Santoña. Su exterior, bastante sobrio, no deja prever que en su interior reúne algunas obras de arte de las más interesantes de Cantabria.

Así, la iglesia es la casa de la patrona de Santoña, la Virgen del Puerto. El encanto de esta imagen aumenta con la tradición que dice que la pequeña Virgen fue a América en el viaje del descubrimiento. Más información en:

- La Virgen del Puerto.

San Bartolomé - Iglesia de la Virgen del Puerto Muy destacable es el retablo de San Bartolomé que está en la nave de la izquierda (la del Evangelio). En el retablo no sólo destaca la expresividad del demonio que aplasta con los pies el santo (recordemos que es el patrón de los exorcismos), sino que también son admirables las pinturas sobre tabla que rodean al santo titular. Las pinturas son del pintor flamenco Pieter de Moor. Destacan por su calidad las pinturas de San Jerónimo y las de Santiago.

Pero lo que más me llamó la atención son los capiteles de tradición románica que adornan las columnas. Destaca entre ellos la magnífica representación de la caza del jabalí. En ella, rodeando una gran columna, vemos a dos jinetes, uno tocando el cuerno para azuzar a las bestias, mientras que el otro hunde su lanza certeramente en la cabeza de un gran jabalí que está acosado por perros. La representación del jabalí es extraordinaria, de gran naturalismo. Podemos apreciar los colmillos y los pelos erizados del lomo. ¿Qué hace la representación de la caza del jabalí en el interior de un templo cristiano?.

Caza del jabalí - Iglesia de la Virgen del Puerto - Santoña
Es una metáfora del triunfo del bien sobre el mal. El mal, representado por el gran jabalí (el mal es siempre poderoso: es casi tan grande como el caballo y el jinete que lo alancean), es vencido por el hombre justo, representado por el caballero. Así mismo podemos ver una segunda lectura, también muy típica del simbolismo medieval. El jabalí es el pecador, la bestia es la bestialidad del alma del pecador. Esta asediado por los perros que representan el castigo al pecador, el corroer de la mala conciencia de quien ha pecado. El pecador es derrotado y castigado por el hombre justo que está representado por el caballero.

Pila bautismal - Iglesia Santa María del Puerto - Santoña No hay que perderse tampoco la pila bautismal gótica con elementos de tradición románica.

La iglesia es gótica. Aunque se empezó a construir en el siglo XIII (comienzos del gótico), destaca en la arquitectura la bóveda flamígera del crucero (primer tercio del siglo XVI).
 

Bóveda de la iglesia de la Virgen del Puerto - Santoña

El exterior, aunque es lo que menos llama la atención, todavía guarda sorpresas en el simbolismo de sus portadas. En la portada principal vemos tres arquivoltas, una adornada con dientes de sierra, otra con pequeños arcos y otra con hojas de roble. La portada de las iglesias medievales son la entrada al recinto sagrado, la alegoría de la puerta del cielo. El simbolismo de las arquivoltas desarrolla este significado: los dientes de sierra son los rayos del sol, que iluminan las puertas del cielo (los arcos de la siguiente arquivolta). Las puertas del cielo llevan a la eternidad (hojas de roble). Del roble no caen todas las hojas en invierno, al contrario que en el resto de los árboles de hoja caduca, de ahí su relación con la idea de eternidad.

Portada de la iglesia de Santa María del Puerto - Santoña

Hombre siguiendo a un burro - Iglesia de la Virgen del Puerto No podemos dejar la visita a la iglesia de la Virgen del Puerto de Santoña sin acercarnos a la pequeña fachada sur, resto de lo más antiguo del templo. En la decoración de los capiteles, entre extraños seres fantásticos destaca la escena de un burro que porta leña. Lo más curioso es que al hombre que debería guiarle, lo vemos detrás del burro, agarrado a su cola. Es el hombre que ha perdido el rumbo (un hombre siguiendo a un burro). Es el hombre que no sabe el lugar que le corresponde y se deja guiar por un animal (el instinto animal). Representa lo incorrecto, la perversión de lo natural, una de las caras del pecado.

Todo lo que encierra este templo hace que la visita a Santoña no deba acabar disfrutando sólo de sus paisajes, sus playas y sus anchoas. La visita a la iglesia de la Virgen del puerto, dada su calidad artística, se hace imprescindible.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.